El trastorno bipolar es una condición de salud mental marcada por cambios extremos en el estado de ánimo, la energía y la capacidad de funcionar. Los cambios de ánimo ocasionados por el trastorno bipolar son más graves que los altibajos normales. Pueden arruinar relaciones y perjudicar el desempeño en el trabajo o en la escuela. El trastorno bipolar se puede tratar. Si cree que tiene este problema, comuníquese con el médico.

Los dos extremos del trastorno bipolar son la manía y la depresión. En la manía, uno de los síntomas definitorios es un aumento de la energía y una disminución de la necesidad de dormir. El ánimo puede ser sumamente feliz o irritable. En la depresión, domina el mal estado de ánimo con cansancio, que suele venir acompañado por irritabilidad.

Hay cuatro formas de esta condición:

  • Trastorno bipolar I: episodios recurrentes de manía seguidos inmediatamente por depresión; los episodios pueden ser graves.
  • Trastorno bipolar II: episodios de manía menos grave (llamados hipomanía) que se alternan con episodios de mayor depresión.
  • Trastorno bipolar no especificado: la persona tiene síntomas de trastorno bipolar (p. ej., actúa de manera extraña con respecto a su comportamiento normal), pero los síntomas no cumplen los criterios específicos del trastorno bipolar I o II.
  • Ciclotimia: episodios de hipomanía que se alternan con episodios de depresión leve que dura, al menos, dos años.

Se desconoce la causa del trastorno bipolar. Esta afección tiende a ser hereditaria. Es posible que se deba a ciertos genes específicos. Lo más probable es que se deba a la combinación de muchos genes diferentes.

El cerebro
El cerebro dividido por colores
El trastorno bipolar puede ser producto de influencias genéticas en el cerebro.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.